Julián Martín Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
 
Proyectos presentados por Julian Obiglio

Muerte súbita

Artículo 1°.- Incorpórese al Programa Médico Obligatorio, la cobertura integral del tratamiento oportuno de la Muerte Súbita, incluyendo todas las prácticas médicas necesarias para su detección temprana y su prevención.

Artículo 2º.- Las obras sociales y asociaciones de obras sociales del Sistema nacional incluidas en la ley 23.660, recipiendarias del fondo de redistribución de la ley 23.661, las demás obras sociales y organismos que hagan sus veces creadas o regidas por leyes nacionales, y las empresas o entidades que presten servicios de medicina prepaga conforme a lo establecido en la ley 24.754, incluirá los tratamientos médicos necesarios, incluyéndolos clínicos quirúrgicos y farmacológicos, como así también todas las practicas medicas necesarias para la atención de la enfermedad y sus posibles complicaciones

Artículo 3º.- Crear áreas específicas de coordinación, trabajo e investigación de la problemática de la Muerte Súbita.

Artículo 4º.- Fomentar la creación de centros dedicados a la atención, tratamiento, seguimiento e investigación de las causas de Muerte Súbita.

Artículo 5º.- Promover la obligatoriedad de cursos de formación y perfeccionamiento en resucitación Cardio-Pulmonar y uso de Desfibriladores Automáticos en las Fuerzas de Seguridad, Bomberos, Administración Pública, estudiantes universitarios y secundarios, dictando asimismo cursos gratuitos para la población en general.

Artículo 6º.- Disponer la adquisición de Desfibriladores Automáticos destinados a terminales de transporte urbano, interurbano, interprovincial e internacional, con capacidad para más de mil personas, que estén bajo su administración y para dependencias públicas con un número de empleados permanentes mayor a mil personas.

Artículo 7º.- Imponer la adquisición de Desfibriladores Automáticos en los establecimientos concesionados o privatizados, centros comerciales con superficies en salones de ventas al público mayores a mil metros cuadrados y demás recintos que establezca la reglamentación.

Artículo 8º.- La presente ley deberá ser reglamentada dentro de los sesenta días posteriores a su sanción.

Artículo 9º.- De forma.

FUNDAMENTOS

Señor Presidente:

1) Definición.

Se denomina muerte súbita (MS) a aquella forma de muerte en la cual la persona afectada pierde el pulso, la respiración y la conciencia por causas naturales -es decir que se excluyen accidentes, suicidios, envenenamientos, etc.-, de una forma repentina e inesperada, la cual por lo general se produce dentro de la primera hora del inicio de los síntomas.

En nuestro país 1 de cada 4 personas manifiestan un episodio de MS antes de los 50 años y, aunque se ignora la incidencia absoluta de la MS, se conoce que representa aproximadamente un 20% del total de las muertes por causas naturales siendo aproximadamente un tercio de origen cardíaco.

2) Muerte Súbita: sus causas.

Las principales causas de muerte, en el mundo desarrollado, son las enfermedades cardiovasculares y el trauma. El 90% de todos los casos de MS son causados por la muerte de origen cardíaco y dentro de ellas las dos terceras partes son debidas a la enfermedad coronaria. Es muy frecuente que la misma se produzca fuera del hospital y en corto tiempo sobrevenga la muerte, a menos que el ritmo cardíaco sea restaurado en pocos minutos. Entre el 15% y el 20% restante se da en un contexto de cardiopatía estructural conocida o no conocida, ya sea congénita o adquirida, como miocardiopatía dilatada, displasia aritmogénica de ventrículo derecho, miocardiopatía hipertrófica, cardiopatías adquiridas de origen valvular, paciente coronario o hipertenso. En este grupo de individuos, más heterogéneo respecto de edades, la arritmia ventricular sigue siendo causa predominante, pero aparecen también bradiarritmias como causa final de MS (bloqueos, asistolias).

En un porcentaje muy bajo, menos del 5% de todos los casos de MS, no hay causa coronaria ni estructural que explique el fenómeno. La gran mayoría de ellas corresponderán a fenómenos eléctricos primarios. En este grupo se concentran los síndromes de QT largo, Brugada, WPW con conducción aberrante y algunos de estos pacientes concentran una historia familiar positiva, que puede ser el único elemento que permita identificarlos como grupos de riesgo.

3) Incidencia.

La MS constituye un verdadero problema de Salud Pública, por lo que entre muchas otras prevenciones se debe efectuar un entrenamiento de la comunidad en técnicas de reanimación y desfibrilación, que integran las dos principales medidas recomendadas para salvar vidas en esta enfermedad, debiendo existir dispositivos de reanimación en la vecindad de todo lugar en donde pueda ocurrir un paro cardíaco y sobrevenir una muerte natural.

Hasta hace algunos años se trataba de un problema de difícil solución, en vista de que se desconocían muchos de sus aspectos fisiopatológicos. Los avances en los estudios de las arritmias, la cardiopatía isquemia y la insuficiencia cardíaca han permitido establecer estrategias de prevención, y tratamiento, que dan una perspectiva más amplia de este complejo problema.

Hay dos períodos de la vida en los que se presenta la mayor incidencia de MS: 1º, entre el nacimiento y los meses de edad y, 2º entre los 35 y 70 años, existiendo en ambos grupos un notable predominio de varones.

Cuando ocurre en una persona joven y aparentemente sana suele producirse durante la práctica deportiva, la actividad escolar o durante el trabajo, siendo un hecho que ocasiona un gran impacto social y familiar.
Al presentarse en los lugares de trabajo, ya sea en edificios, espacios públicos o privados, es alta la posibilidad de recupero de las víctimas, si se cumplen los preceptos modernos de atención prehospitalaria, lo que ha hecho que en los países desarrollados se lleven a cabo programas destinados al público en general para ayudar a las víctimas hasta la llegada de la ambulancia.

4) Epidemiología.

De acuerdo con OMS, la incidencia de muerte súbita en las áreas industrializadas varía de 20 a 160 por cien mil habitantes por año entre los hombres de edad comprendida entre 35 y 64 años. En Estados Unidos la incidencia fluctúa entre 300.000 y 400.000 casos.

El Estudio Español de Muerte Súbita demostró una incidencia en el rango bajo de la muerte súbita en España (40 por 100.000 habitantes y año, lo que representa alrededor del 10% de todas las muertes).

De acuerdo a un cálculo estimativo en las áreas urbanas de la Argentina, la incidencia de MS esperada es de 107/100.000 habitantes. La MS presenta una distribución circadiana con un pico entre las 7 y 11 de la mañana, y otro pico menor por la tarde. La MS cardíaca representa del 10% al 30% de todas las muertes naturales. En la enfermedad coronaria es donde se tiene un riesgo mayor de padecer MS, por ser aquellos los que presentan arritmias ventriculares más graves. El 80% de las muertes por ataque cardíaco se produce por una arritmia denominada Fibrilación Ventricular (FV), cuyo único tratamiento es la desfibrilación precoz.

En las poblaciones seleccionadas, con alto riesgo de padecer un evento arrítmico ventricular, la mejor terapia disponible actualmente es el desfibrilador automático.

En la FV, las células cardíacas siguen contrayéndose pero todas ellas en la forma caótica, anárquica y asincrónica de manera que el corazón no es eficaz para impulsar la sangre hacia el cerebro y el resto del cuerpo.

Esta arritmia (FV) es potencialmente reversible si se hace pasar por el corazón una descarga eléctrica de un tipo particular. A este procedimiento de los conoce como Desfibrilación, efectuándose esta maniobra mediante la aplicación de un aparato conocido como desfibrilador. Actualmente existe un tipo de desfibrilador conocido como Desfibrilador Automático Externo (DEA), el que puede ser utilizado por cualquier persona que se encuentre o presencia la ocurrencia del evento y que quiera o pueda auxiliar a las víctimas teniendo un mínimo de entrenamiento.

Este equipo ha sido usado con éxito en Estados Unidos y Europa, en aviones, aeropuertos, casinos, gimnasios, centros comerciales, hoteles, etc. y hoy constituye una recomendación federal disponer de ellos en sitios donde haya público para ser utilizados en caso de una muerte súbita y poder salvar una vida.

Los países más modernos tienen entre sus leyes la obligatoriedad de tener desfibriladores en todos los lugares públicos, por ejemplo: en las sedes de estadio de fútbol, cines, teatros, supermercados y grandes tiendas comerciales, en hogares de ancianos, en clubes deportivos. También lo dispusieron las principales líneas aéreas: Qantas, KLM, British Airways, American Airlines, United Airlines, Lufthansa y Alitalia, entre otras. Grandes corporaciones empresariales establecieron dicha obligatoriedad, como por ejemplo: Motorola, Amway Corporation, Michelin, Ford Motor, Coca Cola, World Trade Center Chicago, Toyota, Kraft Foods. Por último todos los aeropuertos de Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Japón y Nueva Zelanda cuentan con desfibriladores, y, recientemente, se comenzó su instalación en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

5) Programas de prevención y tratamiento.

Desde hace más de 50 años se incorporaron campañas y programas de entrenamiento para el público en general sobre Reanimación Cardiopulmar Básica (RCB), que son las maniobras de ventilación y compresión que reemplazan el latido cardíaco y a la respiración, maniobras que ampliaron las posibilidades de desfibrilar con éxito. Cuando, en la década de los ’90, se incorporan los Programas Públicos de Desfibrilación Automática Externa se elevaron rápidamente las tasas de sobrevida. Así hoy hay Comunidades, como Salt Lake City de los Estados Unidos, donde la sobrevida se elevó el 35%, gracias a que uno de cada cuatro habitantes se capacitó en RCP y DEA.

El tenerlos cerca y saber utilizar los Desfibriladores Automáticos Externos, constituyen los puntos clave para los programas de Acceso Público a la Desfibrilación.

La sobrevida luego de un episodio de MS está en directa relación con el tiempo de inicio de las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar y la desfibrilación precoz. Si este ritmo anárquico es tratado en forma temprana, dentro del primer minuto, con el único tratamiento, que es la Desfibrilación, la víctima tendrá un 75 a 80% de posibilidades de sobrevivir. Por cada minuto que transcurre desde el ataque hasta la desfibrilación se pierde un 10 a 15% de posibilidades de sobrevivir. La Asociación Norteamericana de Corazón (AHA) recomienda a todos el aprender reanimación y es así como en muchos países se dictan cursos de carácter obligatorio para asistir a estos casos.

Concluyendo, para el tratamiento de la Fibrilación Ventricular sólo se necesita un Desfibrilador Automático Externo y alguien que lo sepa usar. Y cuando nos referimos a alguien no es a un médico sino a un miembro de la comunidad, capacitado para poder utilizar un DEA.

Por las razones expuestas es que solicito a mis pares me acompañen en la sanción del presente proyecto de ley.

 
[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio