Julian Obiglio Julian Obiglio
 
Julian Martin Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
Notas de opinion de Julian Obiglio

El cepo cambiario es inconstitucional

E

n 1853, al momento de sancionarse la Constitución Nacional, nuestro país era un desierto, tanto en lo que respecta a la población como a las inversiones. Para el primer centenario de la patria, en 1910, nos ubicábamos dentro de las primeras diez naciones del mundo en términos de ingreso per cápita. Este giro radical se logró gracias a los cambios institucionales, muchos de ellos basados en la nueva Carta Magna, que reconocía y garantizaba las libertades civiles, las libertades económicas y el derecho de propiedad.

No sólo Alberdi, el autor intelectual de la Constitución del ‘53, sino también la dirigencia política de la segunda mitad del siglo XIX comprendía que sin la llegada de inmigrantes y capitales sería imposible cambiar el destino económico de la Argentina. Por ello, la Carta Magna garantizaba en su articulado las condiciones adecuadas para incentivar la llegada de inversiones extranjeras. De esta forma, su artículo 14 garantiza el derecho de usar y disponer de la propiedad, y el artículo 17 reconoce su inviolabilidad.

Garantizando las libertades y la propiedad privada se forjó el proceso que permitió a la Argentina recibir millones de inmigrantes de gran parte del mundo y convertirse en el principal destino de las inversiones extranjeras en Latinoamérica.

El cepo cambiario impuesto por el Gobierno Nacional, que desde octubre de 2011 viene profundizándose en nuestro país, vulnera la letra y el espíritu básico de nuestra Constitución. Las restricciones cambiarias violan claramente las libertades personales y la propiedad privada de los habitantes del país, forzándolos a permanecer atrapados en un territorio en el cual la moneda oficial inconvertible, se deprecia en porcentajes mayores al 25% anual. Esto obviamente está generando efectos contrarios a los logrados a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Las consecuencias del cepo cambiario están a la vista y las sufrimos todos los días: inversiones que no llegan, capitales que huyen a cualquier costo; menos puestos de trabajo; caída en el nivel de actividad, faltante de productos, etcétera. En definitiva menor creación de riqueza y mayor pobreza. El cepo cambiario es parte de un conjunto de equivocadas medidas económicas que han sido tomadas por el Gobierno Nacional a fin de sostener una fiesta a la cual solamente se encuentran invitados algunos, pero cuya cuenta será pagada por el resto de los argentinos.

Publicado en El Cronista. Lunes 13 de agosto de 2012

[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio