Julian Obiglio Julian Obiglio
 
Julian Martin Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
Notas de opinion de Julian Obiglio

Argentina: ¿otra vez camino al precipicio?

A

rgentina está en manos de un populismo que la lleva nuevamente camino al precipicio? La Sra. de Kirchner ganó las elecciones en octubre de 2007 con prácticamente el 45% de los votos, logrando una diferencia de 20 puntos sobre el segundo candidato.

En ese momento, la Presidenta, o mejor dicho, el matrimonio presidencial, gozaba de una aceptación popular cercana al 60 %. A su vez, la economía del país se desarrollaba a tasas de crecimiento cercanas al 8% anual y los precios de los productos agropecuarios no paraban de aumentar en el mundo. El oficialismo contaba con mayoría absoluta propia en las dos cámaras del Congreso Nacional. La oposición al kirchnerismo estaba dispersa y debilitada.

Hoy todo ello es parte del pasado. El gobierno de los Kirchner logró destruir en tiempo record todo el capital con que contaba al asumir su segundo mandato.

El cambio comenzó con la resolución que intentó aumentar el nivel de los impuestos a las exportaciones de los productos agropecuarios hasta un equivalente al 82% de la ganancia obtenida. Esto se agravó con el enfrentamiento del Gobierno con el Vice – Presidente de la Nación.

Luego vinieron medidas estatistas cargadas de polémica y sospecha, como la compra de la quebrada empresa aerocomercial Aerolíneas Argentinas, o la distribución de subsidios para todos aquellos gobernadores que demostraran fidelidad al matrimonio gobernante.

El 2008 terminó con una medida que ningún argentino podrá olvidar: la confiscación de los fondos de pensión y jubilación privados por más de 30.000 millones de dólares, fruto de sus ahorros de los últimos quince años.

El 2009 comenzó con todos los conflictos agravados: una feroz sequía azota las zonas productoras del país, y el Gobierno Nacional sigue empecinado en mantener el impuesto a las exportaciones, sin brindar ayuda alguna a las provincias y zonas afectadas. Asimismo, ha dictado un decreto para repartir entre los gobernadores e intendentes el 30% del dinero recaudado por el mencionado impuesto, buscando de esta forma silenciar las voces opositoras del interior del país y enfrentar a los productores con sus gobernantes locales.

Por supuesto todo esto ha generado un clima de hostilidad y malestar hacia el Gobierno Nacional que muestra al matrimonio gobernante con una imagen positiva por debajo del 30 %. Las carreteras vuelven a estar cortadas y hace apenas unas horas ha finalizado un paro agropecuario de siete días. Sin comercialización ni distribución de productos.

Frente a este panorama, el Gobierno Nacional, violando lo previsto en las leyes y rompiendo los pactos políticos preexistentes, ha decidido adelantar las elecciones legislativas previstas para el mes de octubre del corriente año, al cercano mes de junio.

Esto lo ha hecho alegando que las elecciones deben ser rápidamente superadas, para poner el foco en la crisis económica internacional y así enfrentarla sin pruebas electorales en el camino.

Por supuesto que esta medida ha sido tomada para favorecer al partido de gobierno, evitando una confrontación electoral en un periodo del año en el cual los fracasos políticos y económicos de 2008/9 se habrán hecho plenamente visibles.

En lo económico la situación no es más alentadora. La inflación real del 2008 fue cercana al 30%. La crisis energética es una realidad y necesita inversiones superiores a las que actualmente recibe. Los subsidios a los servicios públicos superan el 7% del presupuesto nacional. La economía parece encaminarse a una etapa de “estanflación” es decir, un proceso inflacionario con una economía estancada. Para colmo, el único prestamista internacional de la Argentina es el gobierno de Venezuela y la tasa de interés ronda el 15% anual.

Frente a este panorama, las mayorías automáticas con que contaba el oficialismo en el Congreso de la Nación han desaparecido y todos los meses sufre nuevas deserciones en su grupo parlamentario.

Asimismo, la oposición ha logrado ordenarse y cada día goza de mayor aceptación popular. Las fuerzas políticas han confluido en dos grandes coaliciones: Por un lado una de centro derecha, integrada por el PRO de Macri, el peronismo opositor a Kirchner, y los históricos partidos provinciales conservadores. Por otro lado, una de centro izquierda, integrada por la Coalición Cívica de Carrió, la UCR, y el Socialismo.

Ambas coaliciones gozan de una aceptación popular mucho mayor que la del oficialismo, lo que significará que, tras la próxima elección, la composición del parlamento será totalmente distinta a la actual. De esta forma, la oposición tendrá control del Congreso a partir del mes de julio, y el kirchnerismo deberá decidir qué camino seguir.

Para un gobierno que jamás tomó en cuenta las posiciones y propuestas de sus adversarios esto es una tragedia política. Por ello Kirchner está profundizando las medidas populistas y los vínculos con los sectores más ideologizados de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Está buscando conservar su voto más extremista y fiel, a fin de evitar una paliza electoral.

El drama del camino elegido por el Gobierno Nacional es que su estrategia de radicalización dejará demasiados heridos: las instituciones democráticas manoseadas, los poderes del Estado debilitados, la sociedad civil enfrentada, la economía colapsada, y el mundo horrorizado por las barbaridades que hacen nuestros funcionarios y representantes.

Todo esto nos llevará nuevamente hacia un precipicio que los argentinos ya conocemos muy bien, porque lo hemos transitado varias veces. Lo cierto es que todo indica que en el mes de julio el kirchnerismo se terminará y que personas más moderadas, preparadas y civilizadas serán las que tendrán el control político de la Argentina. Lo importante será cambiar rápidamente el rumbo y volver al camino de la modernidad y la prosperidad.

El temor al precipicio es muy grande, pero la Argentina todavía tiene fuerzas para girar el timón y recuperar su esperanza. A no dudarlo: nos espera un país mucho mejor después de los Kirchner.

Mayo de 2009
[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio