Julian Obiglio Julian Obiglio
 
Julian Martin Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
Notas de opinion de Julian Obiglio

El último acto desesperado

N

estor Kirchner ha decidido jugarse todas sus fichas en una estrategia política desesperada. El matrimonio presidencial ha actuado como un director técnico que acorralado por la derrota decide, a minutos del final del partido, enviar al arquero a cabecear un tiro de esquina. El resultado puede ser un empate, o un gol de contraataque que amplíe la derrota que intentaba evitarse. Este es el juego que ha decidido Nestor. Teniendo la derrota asegurada, será lo mismo que ella se produzca por uno o diez goles de diferencia. Por ello se asumirán todos los riegos necesarios para lograr el empate. Aunque ello implique enviar al arquero a cabecear, dejando sin custodia al arco propio.

Para justificar esta jugada se ha dicho que se plebiscitará el modelo que encarna el Gobierno Nacional. Con este fundamento se intentará forzar a Gobernadores, Intendentes y Ministros, a encabezar las listas de Diputados, Senadores, o Concejales, de sus respectivos distritos. Una estrategia tan desesperada y temerosa que el matrimonio presidencial tendrá que descansar su juego político en figuras que los denigran y rechazan en reuniones privadas, pero que en público les extienden la mano para recibir las migajas necesarias para cubrir los presupuestos mensuales de sus distritos.

Los Kirchner saben que su soledad aumenta día a día, y que la única forma de seguir evitando la fuga de dirigentes y funcionarios políticos es mantenerlos agarrados del bolsillo. Obligarlos a encabezar las listas no es un acto de fidelidad partidaria o de compromiso con el modelo presidencial. Mucho menos de lucha ideológica. Es un mero acto de extorsión política. Nestor Kirchner quiere plebiscitar la gestión de su esposa, pero sin convocar a un plebiscito. Si realmente deseara que los argentinos expresen si aprueban o rechazan su gobierno, lo que debería hacer es convocar a elecciones generales nacionales para todos los cargos, incluido el de Presidente de la República.

La lógica desesperada, temerosa y malvada del titular de Partido Justicialista, esconde algo mucho más grave. El mensaje que se está transmitiendo a toda su fuerza política es muy simple: Estamos todos en el mismo barco. Si voy a perder yo, pierden todos. Si Cristina y yo nos tenemos que ir, se van todos con nosotros.

La estrategia está planteada y la pelota ya esta rodando. El director técnico Kirchner ha enviado a sus once jugadores a buscar el cabezazo del empate, pero no todos ellos están convencidos que su función sea cabecear. Otros saben que este partido ya se encuentra perdido y que ni siquiera se justifica correr hasta el área para esperar el centro. Inclusive, algunos jugadores del equipo K no lo dicen pero creen que podría ser conveniente perder el partido, y reemplazar finalmente así a un técnico que los tiene cansados. Por otro lado, el equipo que va ganando está esperando y listo para salir al contraataque, y si logra el gol de la victoria definitiva, será uno que recordaremos para siempre.

Abril de 2009
[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio