Julian Obiglio Julian Obiglio
 
Julian Martin Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
Notas de opinion de Julian Obiglio

¿Habremos aprendido algo en Londres?

F

inalizó la cumbre de los países que representan el 90% del PBI mundial, 80% del comercio internacional, y 2/3 de la población global. Allí se acordaron políticas y medidas que llevarán al mundo hacia nuevas reglas de control económico - financiero.

La actuación de nuestro país en la reunión del G 20 ha sido correcta, porque esencialmente ha sabido alinear sus propuestas con las de Brasil, Canadá, Estado Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón, Alemania y México. Este es un paso mayúsculo hacia la racionalidad, ya que veníamos acostumbrados al alineamiento automático con Venezuela, Bolivia y Ecuador. Ahora corresponde al Gobierno Nacional tomar determinadas medidas que nos coloquen en el mismo camino de los países con cuáles nos hemos asociado para este trascendental encuentro.

En este sentido, y como primer paso, deberán eliminarse las medidas que restringen la comercialización internacional de la producción local. Si apoyamos la lucha contra las medidas proteccionistas primero debemos comenzar por casa, derogando nuestras propias barreras, como por ejemplo, las famosas retenciones. Asimismo hemos respaldado la eliminación de los paraísos fiscales, con lo cual sería correcto que como consecuencia de ello mejoremos la reciente ley de blanqueo de capitales, derogando las disposiciones que no permiten investigar sobre el origen del dinero.

Argentina también ha coincidido en fortalecer el sistema financiero mundial, otorgando mayores facultades a los organismos internacionales para su "control y supervisión". Esto implica dos cosas fundamentales. Por un lado favorecer la independencia del Banco Central y por otro transparentar la información pública y estadística. Aquí el Gobierno presenta una asignatura pendiente que deberá corregir en forma urgente, evitando intervenciones estatales especulativas y potencialmente corruptas. Ello permitirá que nuestro país vuelva a recibir fondos frescos desde el extranjero e inclusive terminar de acordar con el Club de París y con los bonistas que no aceptaron el canje del año 2005 -hold outs-. Cuestión fundamental para que las provincias y la Ciudad de Buenos Aires puedan volver a los mercados internacionales de crédito. Pero esto no sucederá si la Sra. Kirchner insiste en cosas absurdas, como solicitar que el prestamista no controle ni considere la solvencia del deudor. Mucho menos si continúa acusando a los países desarrollados de ser los culpables de la crisis, por no haber escuchado a tiempo las recetas propuestas por su Gobierno para el mundo.

Todo conflicto es una gran oportunidad para realizar cambios y este es el momento del matrimonio presidencial para colocar a la Argentina en la senda de los gobiernos civilizados y exitosos. Será sustancial para ello que el Gobierno se adapte a las medidas que han sido acordadas en la reunión de Londres, pues sería letal para el país haber impulsado ciertas reformas para el resto del mundo, y luego hacer lo contrario en la economía doméstica.

Es motivo de festejo ver nuevamente al país en reuniones como la de Londres, o la de hace pocos días atrás de Viña del Mar, actuando conjuntamente con gobiernos como los de Noruega, Estados Unidos, Reino Unido, Chile o España. Tal vez finalmente, por visión o por necesidad política, los Kirchner han entendido la diferencia entre progresismo y populismo. Veremos ahora si deciden profundizar su descubrimiento del mundo, o si volvemos al camino del encierro y de las políticas aislacionistas.

Marzo de 2009
[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio