Julian Obiglio Julian Obiglio
 
Julian Martin Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
Notas de opinion de Julian Obiglio

Atención! En invierno, ola de frío. En verano, ola de calor

E

n la República Argentina está sucediendo algo increíble: en invierno se producen olas de frío y en verano olas de calor…Bueno, o al menos eso es lo que nos transmite el Gobierno Nacional.

Por supuesto que no hay nada de increíble en que ello sea así. Eso es lo que sucede en dichas estaciones del año. Lo que sería extraño es que el asfalto de Buenos Aires no se derritiera en enero, o que Ushuaia no estuviese tapada de nieve en julio.

Tampoco es extraño que durante el verano uno prenda el aire acondicionado, o ponga las bebidas en la heladera para enfriarlas.

Mucho menos resultará asombroso que durante el invierno uno encienda la calefacción, prenda las luces de la vivienda más temprano o, en todo caso, se bañe con agua caliente.

Estas cuestiones, básicas y elementales, son las que suceden en todos los países que, como el nuestro, tienen modificaciones en el clima y temperatura, con las distintas estaciones del año.

Al producirse estos cambios de clima, habrá momentos del año en que se comprarán más bufandas y otros en los que se comprarán más trajes de baño. De la misma forma, habrá momentos del año en que se comprará más gas y otros en los que comprará más electricidad.

Los fabricantes de bufandas y de trajes de baño no se sorprenden por el frío del invierno o por el calor del verano, porque es previsible que ello suceda así. Lo contrario sería ir contra los principios de la naturaleza.

En consecuencia, los fabricantes de bufandas se preocupan por producir la suficiente cantidad de bufandas para abastecer la demanda que tendrán en los momentos de frío, y los fabricantes de trajes de baño se ocuparán de producir la suficiente cantidad de estos para abastecer la demanda en los momentos de calor.

Sería difícil imaginar que en invierno se agotaran las bufandas, y hubiese que racionar su venta, porque los fabricantes no hubiesen producido suficientes. De la misma forma, sería ilusorio creer que alguna vez se terminarían los trajes de baño durante el verano, y se debiese recurrir a su racionamiento.

Estas hipótesis que rozan el ridículo nunca van a suceder por algo muy simple: porque todos sabemos que en invierno hace frío, y la gente compra bufandas, y que en verano hace calor, y la gente compra trajes de baño. Los fabricantes no se ven “sorprendidos” por olas de frío y olas de calor. Porque ello es lo que sucede durante los inviernos y los veranos!

Si los fabricantes se quedaran sin bufandas en invierno, o sin trajes de baño en verano, ello será porque son improvisados, no conocen el negocio, o viven en otro planeta.

Lo mismo que sucede con las bufandas y los trajes de baño, se produce con la energía (para simplificar los conceptos, me referiré a energía eléctrica y gas). En invierno la gente comprará (consumirá) más gas, y en verano comprará (consumirá) más energía eléctrica.

Lo que deben realizar los proveedores de gas y fabricantes de energía eléctrica es estar preparados para estos picos de demanda, al igual que lo hacen los fabricantes de bufandas y trajes de baño.

A diferencia de lo que ocurre con estos dos últimos productos, la “producción” y “provisión” de gas y energía eléctrica, depende de las políticas públicas que fija el Estado Nacional.

Si el Estado no establece un marco regulatorio adecuado, no fija precios competitivos, no promueve inversiones, no transparenta los mercados, y por otro lado incumple los contratos, persigue a los “fabricantes” e interviene a los entes reguladores, el gas y la electricidad se “producirán” en menor cantidad que la requerida por los consumidores. Y en las épocas de invierno y verano, cuando aumenta el consumo, esa ausencia de los productos se hará más evidente, y no alcanzará para todos.

En invierno se producen olas de frío y en verano olas de calor. Ello es así hace muchos años y seguirá siéndolo por muchos más, pero los gobiernos kirchneristas no han tomado las medidas necesarias para que la “fabricación” de gas y energía eléctrica sea suficiente para que todos los compradores puedan adquirir la suya.
Las acciones que han impulsado solamente sirven para salir del paso, pero no son una solución de fondo. Es como si se hubiese establecido que dentro de un mismo barrio, en pleno invierno, durante una semana podrán usar bufanda los de la vereda par y a la semana siguiente se la deben prestar a los de la vereda impar. Y así sucesivamente.

El Gobierno parece no entender que los Argentinos queremos usar bufanda todos los días del invierno, y traje de baño todos los días del verano, y no solamente cuando ellos lo dispongan.

No pueden seguir negando la realidad, en invierno se producen olas de frío y en verano olas de calor. Si no realizan y promueven las medidas necesarias para que se “fabrique” la suficiente energía eléctrica y el suficiente gas, es porque son unos improvisados, no se encuentran preparados para estas responsabilidades, no conocen el negocio, o hay intereses ocultos. O será que viven en otro planeta?

Enero de 2008
[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio