Julián Martín Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
 
Proyectos presentados por Julian Obiglio
Adelantamiento de las Elecciones
18-03-2009

Sr. Presidente (Fellner).- Para informar el dictamen de minoría tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

Sr. Obiglio.- Señor presidente: los treinta y cuatro diputados que integramos el Interbloque Federal que se ha formado recientemente votaremos en contra del proyecto en consideración. Llegar en conjunto a esta decisión nos ha costado bastante pero lo hemos logrado y en verdad estamos orgullosos de ello.

Cuando la presidenta hizo el anuncio del adelantamiento de las elecciones los miembros de este interbloque tuvimos posiciones dispares, básicamente fundamentadas en si creíamos o no que esa decisión respondía a la crisis internacional, para evitar que el año estuviera cargado de política y elecciones, o al interés del propio partido de gobierno. Realmente las opiniones estaban divididas, pero a medida que fueron transcurriendo las horas cada vez más nos fuimos acercando a la posición negativa, en particular porque en su mensaje la presidenta dijo que de esta crisis debemos salir todos juntos y que era necesario convocar a todos los sectores.

Lo cierto es que las horas fueron pasando y los teléfonos no sonaron ni hubo convocatoria alguna. Se enviaron los mensajes necesarios diciendo: “Estamos acá, por la Argentina, por nuestro país. Queremos aportar ideas y gente”. Sin embargo no obtuvimos ninguna respuesta.

A medida que iba pasando el tiempo llegamos a la conclusión de que, lamentablemente, no podíamos creer lo que decía la presidenta en relación con los fundamentos de este proyecto de ley. En rigor consideramos que esto tiene otro motivo y que básicamente hay un debilitamiento de la alianza de gobierno que quiere evitar extender los plazos y llegar a octubre con elecciones intermedias. Por ello creemos que esto responde al interés del partido de gobierno y no de la Argentina o de la situación política frente a la crisis internacional, y votaremos por la negativa.

A todo esto se suman algunos argumentos más bastante potentes. En 2004, por unanimidad, el espectro político acordó fijar la fecha de elecciones en la cuarta semana de octubre. Cuando se quiere modificar un acuerdo político de todas las fuerzas lo que se requiere es convocarlas para debatir el tema y fijar una nueva posición común. Pero esto se ha decidido de manera unilateral, y no comprendemos cuál es el objetivo de romper un acuerdo político de todas las fuerzas y decidir desde la unilateralidad y con el apoyo circunstancias de la mayoría con que se cuenta en las Cámaras del Congreso de la Nación.

En nuestra opinión la reforma de 2004 daba previsibilidad a las elecciones. Toda la sociedad, las fuerzas políticas y las organizaciones civiles sabían que las elecciones se celebraban en la cuarta semana de octubre. Esto evitaba la discrecionalidad que introduce este cambio, por lo cual consideramos que se debe mantener la cuarta semana de octubre para convocar a elecciones.

Por otro lado, analizamos el argumento de la crisis internacional y observamos que este año hay una cantidad de elecciones en Latinoamérica. Por ejemplo, en Chile eligen presidente en diciembre, y las encuestas muestran que la oposición lleva quince puntos de ventaja al oficialismo. Sin embargo, a nadie se le ocurrió adelantar la fecha, y cabe señalar que se trata de un país vecino que, teóricamente, está sufriendo la misma crisis que nosotros.

No entendemos por qué siempre la Argentina quiere dar la nota diferencial frente al resto del mundo. La verdad es que preferiríamos copiar los ejemplos de los vecinos y no ser siempre los que hacemos algo distinto.

Entre los argumentos de la señora presidente hemos escuchado que tenemos que superar rápidamente este escollo. La verdad es que pensar que las elecciones son un escollo es algo que, por supuesto, no compartimos. Nosotros creemos que las elecciones son el acto más importante de la vida política; es el momento en que se produce el debate entre los ciudadanos, entre las fuerzas políticas y entre todas las organizaciones civiles. Es la fiesta de la democracia, no el escollo. Por eso nosotros quisiéramos ver que se esté elogiando la fiesta de la democracia y no diciendo “Adelantemos las elecciones porque cuanto más rápido las hagamos, más rápido nos sacaremos esto de encima”.

Por otra parte, ¿qué va a suceder luego del 28 de junio? Los diputados y senadores que sean elegidos el 28 de junio recién van a asumir su cargo el 10 de diciembre. ¿Qué va a suceder en esos seis meses? Por un lado tendremos a los legisladores que están terminando su mandato y por otro a aquellos que van a ingresar el 10 de diciembre por haber sido elegidos.

Me pregunto qué tipo de norma de importancia va a poder dictar el Congreso en esos seis meses. La verdad es que cualquier modificación importante que se haga podría ser inmediatamente modificada por la nueva composición de las Cámaras legislativas. Realmente no sabemos cómo van a quedar las mayorías, pero las mayorías de las dos Cámaras pueden llegar a cambiar, con lo cual no veo a la composición actual –que es la misma que va a tener el Congreso entre el 28 de junio y el 10 de diciembre- con muchas posibilidades de dictar normas serias e importantes para la vida de los argentinos.

Para terminar, y teniendo en cuenta que soy diputado por la Ciudad de Buenos Aires, quiero hacer una reflexión sobre el tema que se ha puesto sobre el tapete, que es la fijación de la fecha de las elecciones para la Ciudad de Buenos Aires. Todos los gobernadores y el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tienen facultad constitucional para fijar la fecha de las elecciones de su distrito. Esto tiene un fundamento muy simple de entender por cualquier persona, y es que los temas municipales o provinciales difieren de los nacionales. No es lo mismo debatir en una campaña en la Ciudad de Buenos Aires si el pasto de la plaza está bien cortado que si la política exterior del gobierno nacional es buena; no es lo mismo debatir si las veredas están arregladas que si la política monetaria del Banco Central es adecuada o no. Me parece que son cosas que no tienen nada que ver.

Cuando el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires fijó, dentro de sus facultades constitucionales, la fecha del 28 de junio para la elección municipal, lo que dijo es simple: “Quiero que los porteños tengan la posibilidad de discutir los temas municipales de forma separada de los temas nacionales, porque si uno unifica las elecciones, resulta que la discusión se mezcla y la gente no entiende si está discutiendo sobre el pasto de las plazas o sobre la seguridad nacional”.

En este sentido se fijó la fecha y se dio la posibilidad a todas las provincias de tener esta discusión dividida de las elecciones nacionales con un plazo razonable. El objetivo fue dar esta posibilidad a las provincias, de la misma forma que se hizo en las últimas diez elecciones en la ciudad de Buenos Aires por todos los gobiernos que la han gobernado. Lamentablemente este proyecto de ley quita a los porteños la posibilidad de debatir sus temas, que son los que la propia autonomía les concede, y los introduce en una discusión mucho más confusa y amplia en la que se van a mezclar todas las cuestiones. Por supuesto que esto va en contra de lo que nosotros consideramos es la autonomía de la ciudad, así como de los intereses de los porteños, a los que representamos los diputados por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sobre la base de los argumentos mencionados los treinta y cuatro diputados que integramos el Interbloque Federal vamos a votar en contra de este proyecto y pedimos que la Cámara nos acompañe en este sentido. (Aplausos.)

 
[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio