Julián Martín Obiglio Perfil Actividad Legislativa Notas de Opinión Videos Prensa
 
 
 
Proyectos presentados por Julian Obiglio

Sesión de expropiación de REPSOL

02-05-2012

Sr. Obiglio.- Señor presidente: la discusión que estamos dando aquí no es si el petróleo debe estar administrado por el Estado o por los privados. Ojalá se tratara de esa discusión, porque si así fuera seguramente llegaríamos a un consenso mayor.

Lo que estamos discutiendo hoy aquí es si esta norma garantizará a los argentinos energía abundante y barata, si respeta los contratos que se han celebrado y, en definitiva, a la Constitución Nacional, y si finalmente tendrá consecuencias positivas o negativas para nuestro país.

De aprobarse esta iniciativa, creemos que definitivamente ocasionará consecuencias negativas. A continuación citaré algunos indicadores que nos demostrarán cómo las decisiones tomadas en nuestro país tienen consecuencias en el ámbito interno y externo, que terminarán empobreciéndonos, deteriorando el empleo o aumentando el nivel de desempleo.

La semana pasada se publicó una encuesta sobre el clima de negocios, que tradicionalmente publica la consultora SEL. En el primer trimestre de este año, el 90 por ciento de los consultados ha dicho que el clima de negocios en la Argentina se ha tornado regular o malo. La encuesta se actualizó la semana pasada, y el 71 por ciento de los entrevistados ha dicho que el clima va a empeorar. De modo que el 90 por ciento de la gente entrevistada decía que el clima era malo, y el 70 por ciento, que iba a empeorar. De los consultados, el 59 por ciento dijo que con esta medida va a invertir menos en su empresa, y el 87 por ciento dijo que sin duda va a haber menos inversiones extranjeras en la Argentina. El 15 por ciento dijo que después de que se apruebe esta norma va a efectuar menos contrataciones.

En cuanto a los indicadores de libertad económica que publica la Fundación Heritage, de los Estados Unidos, le dan a la Argentina 48 puntos sobre 100. Tenemos el mismo puntaje que Ecuador, Burundi, Angola y Ucrania. Estamos peor que en 2001, ya que ese año la Argentina tenía 68 puntos, o sea, mayor libertad económica que ahora.

Si hablamos del índice de corrupción, que elabora Transparencia Internacional, Argentina tiene 3 puntos sobre 10, igual que Tonga, Tanzania, Argelia, Egipto, Bolivia, Irán y Siria. Comparándolo con los índices de los países de la región, vemos que Chile y Uruguay tienen 7 puntos. Como dije, Argentina tiene 3 puntos, es decir que estamos peor que en 2001, en que teníamos 3.5 puntos.

Como todos sabemos, el Banco Mundial publica el Doing Business, que es el indicador sobre la facilidad para hacer negocios. En este caso, la Argentina ocupa el puesto 113, sobre 183 países evaluados. Estamos igual que Egipto, Kosovo, Nicaragua o Bangladesh. Esto significa que hacer negocios en la Argentina tiene casi el triple de barreras que hacerlo en Chile, Perú o Colombia.

Ahora me voy a referir al índice de propiedad privada, del Frontier Center for Public Policy, que mide el respeto por la propiedad privada, tanto física como intelectual. La Argentina tiene 4 puntos sobre 10, igual que Siria, Zambia, Kenya, Nepal e Irán. Estamos por debajo de todos los países desarrollados de la región.

Por último, debemos hablar del riesgo país, del cual nos habíamos olvidado todos pero que en 2001 casi nos mata de un infarto. La semana pasada, el riesgo país en la Argentina superó los mil puntos, que es aproximadamente seis veces el promedio de la región, que es de 170 puntos. Para que tengan una idea, estamos peor que Ecuador, Venezuela y España. Este último país, que como todos sabemos está atravesando una de las peores crisis de su historia, tiene 400 puntos de riesgo país. Nuestro país ya superó los mil puntos. Simplemente para recordar, en mayo de 2001 Argentina tenía mil puntos de riesgo país, y ya sabemos cómo terminó esa historia.

Definitivamente, señor presidente, considero que cuando no hay confianza, el clima de negocios es malo, la libertad económica es mínima, la corrupción es alta, las trabas para cualquier inversión son numerosas y arbitrarias y la propiedad privada es relativa, no entiendo qué es lo que tenemos para festejar.

Como dijo el señor diputado Tonelli, esta norma es discriminatoria, viola la normativa expropiatoria, los tratados de inversión y la Constitución Nacional, y no resuelve el problema de la energía. La verdad es que esta norma coloca a la Argentina en el grupo de países que expulsan inversiones y no en el grupo de países que las atraen. En definitiva, nos convierte en un país poco confiable.

Como creemos que esto empobrece a la Argentina y aumenta el desempleo, por más que lo hagamos en extrema soledad, vamos a votar en contra y vamos a representar a aquellos ciudadanos que consideran que la Argentina debería tener otro futuro y que somos merecedores de un país mejor.

(Aplausos.)

CÁMARA DE DIPUTADOS DE LA NACIÓN
6ª  REUNIÓN  - 5ª Sesión Ordinaria (Especial)
02 de mayo de 2012
[volver]
 
Julian Obiglio Fundación Nuevas Generaciones  
SEGUIME EN: Facebook Twitter Linkedin Youtube
Julian Obiglio